Google+ Descuento de pagarés: Situación y perspectivas de los créditos a empresas

Situación y perspectivas de los créditos a empresas

Las empresas que se han visto sometidas a todas las tensiones relacionadas con la falta de crédito, como pueden ser la falta de liquidez o la imposibilidad de continuar o iniciar nuevos proyectos, ven con preocupación el año que hemos iniciado. Como ya comentamos en la anterior entrada, una de las posibilidades para obtener liquidez es la del descuento de pagarés. Pero nos queremos centrar en la problemática general que arrastramos durante los años de crisis económica y las perspectivas del presente año.

La tónica general del año pasado en cuento al crédito fue en términos generales muy negativa. El acceso al crédito seguía siendo muy limitado en todas sus posibilidades, desde financiación a través de créditos oficiales hasta las posibilidades ofrecidas por entidades privadas. En muchos casos las pequeñas empresas y autónomos han tenido que recurrir a préstamos personales para cubrir las necesidades de la empresa, cometiendo un error que puede tener funestas consecuencias.

Algunas de las razones que explican esta dinámica es la situación de partida de las entidades financieras desde el inicio de la crisis (aunque ya presentaban señales alarmantes bastante antes), con unos balances por sanear y un futuro que se antojaba complicado. En otros términos, tenían todo un proceso de recapitalización por delante. Durante el último año las aguas parecen más calmadas pero todavía les queda mucho camino por recorrer para poder ser consideradas como entidades solventes (por no profundizar en las que se han quedado por el camino vía fusiones o directamente no tiene futuro a medio plazo). A medida que se ha iniciado un proceso de saneamiento  en el sector, los requisitos para conceder créditos se han vuelto muy exigentes, prácticamente inalcanzables para la mayoría de pymes.

El BCE tiene en importante papel en la reactivación del crédito

Para agravar más el problema, la calidad crediticia de las pequeñas empresas también se ha visto gravemente afectada por la coyuntura, lo que les impide el acceso a la liquidez (nos referimos concretamente la financiación para proyectos, no a medios de pago como pagarés o sus descuentos, tema del que hablaremos con mayor profundidad próximamente) ayudando a conformar un circulo vicioso. La empresa no puede continuar con sus proyectos ni atender a sus necesidades del circulante, lo que afecta directamente a la valoración de las entidades sobre los riesgos asociados a la concesión de créditos.
La situación se hace más evidente teniendo en cuenta que en épocas anteriores eran las propias entidades las que se ponían en contacto con las empresas para ofertar sus distintos productos de activo. El corte en seco de este flujo monetario ha hecho más visible el problema.

Para el presente año no se espera, según los medios especializados, una mejora sustancial de la situación. Las entidades que ya están en disposición de conceder créditos prefieren invertir en otras oportunidades. Deberían ejecutarse medidas más contundentes por parte del BCE como modificar las condiciones en que la banca acude a refugiarse a través de la llamada facilidad del depósito o incentivar el papel del Banco Europeo de Inversiones.

A nivel nacional, los esfuerzos para mejorar los indicadores macroeconómicos deben continuar, ya que las mejoras en los datos del PIB o las cifras de empleo significarían una mejora de la economía real que a su vez repercutiría en la actividad de las empresas y en la reactivación del crédito. Pero una vez más, será necesario un catalizador para activar todo el proceso, ya que sin una potente base crediticia que inicie el mecanismo se antoja complicado que la economía, en su conjunto, emprenda la vuelta a un crecimiento robusto y sostenido.

En el presente artículo nos hemos desviado del tema general del que trataremos, el descuento de pagarés, aunque sigue siendo un tema central dentro de la capacidad para obtener liquidez de la empresa y una visión en conjunto siempre es positiva para delimitar el campo de actuación de nuestras empresas. Os esperamos en próximas entradas.