Google+ Descuento de pagarés: febrero 2014

Líneas de descuento en entidades bancarias

Como hemos estado comentando en las últimas semanas, para descontar pagarés podemos recurrir a varias opciones. Fundamentalmente a entidades financieras que se dedican exclusivamente a ello o a una entidad bancaria.

En cada caso existen unas ventajas e inconvenientes. Lo razonable, si vamos a trabajar asiduamente con pagarés, será solicitar información en varias entidades de los dos tipos para conocer la opción que más nos beneficia.

En el caso de acudir a un establecimiento bancario, más allá de un descuento puntual, tenemos la opción de solicitar líneas de descuento. Podemos hacer una analogía  con otro producto de uso personal como lo que podría ser una tarjeta de crédito. Se nos concede un determinado crédito, con un límite establecdo, para realizar compras una vez  se aprueba en el banco nuestra solicitud. En el contrato quedan reflejados los plazos de devolución así como el tipo de interés y comisiones.

En el ámbito que nos ocupa del descuento de pagares el funcionamiento es similar. El banco estudia nuestra situación financiera y comercial a través de la distinta documentación que nos solicite, con el objeto de conocer nuestra solvencia y nuestra capacidad para devolver los capitales que nos faciliten de forma anticipada, así como nuestra operativa comercial. Por supuesto en este caso es fundamental un buen estado crediticio de nuestro negocio, si las deudas nos inundan será muy complicado que se nos apruebe cualquier operación. Aunque siempre es posible mejorar la imagen de la empresa a través de distintos avales.

Una vez aprobada la línea se nos otorgarán unos límites en cuanto a cantidades a descontar y las condiciones quedarán reflejadas en los términos legales correspondientes. Es importante tener claro todas estas condiciones (comisiones, plazos, tipo de interés…) antes de firmar. De lo contrario podemos tener problemas en el fututo o sorpresas desagradables.

Es posible que el banco intente que contratemos más productos para mejorar las condiciones generales de la línea ya que una mayor vinculación suele traer consigo ventajas. Puede ofrecernos un seguro para nuestro negocio, un TPV u otros. Hay que valorar el coste total de contratar varios productos para evitar que lo que nos ahorremos por un lado, lo gastemos por otro.

Como siempre avisamos, no hay que quedarse nunca con una única visita a una oficina bancaria, debemos buscar siempre varias alternativas y elegir la que mejor nos convenga, pensando siempre en ofertas globales por las mejoras derivadas de la ya comentada vinculación pero sin caer en el error de contratar productos innecesarios o que no nos vayan a resultar rentables.

En próximas entradas comentaremos la otra opción, empresas especializadas en el descuento de pagarés.

Gestión de la tesorería y medios de pago

Una buena gestión de la tesorería de nuestra empresa es imprescindible para afrontar los retos que nos encontramos día a día. No sólo para atender necesidades circulantes o gastos corrientes a corto plazo, sino para poder desarrollar una estrategia de inversiones que pueda ser respaldada mediante el flujo monetario. En este aspecto el descuento de pagarés también tiene mucho que decir.

Desde el punto de vista de la empresa emisora de un pagaré, se están liberando recursos de una forma indirecta al obtener un producto o servicio y no pagar por los mismos con una salida instantánea de tesorería. Por supuesto hay otras formas de aplazar el pago, como un acuerdo directo con proveedores, pero dada las ventajas que pueden ofrecer los pagarés, en caso de pactar un aplazamiento en los pagos, es un método que debe ser tenido en cuenta de una forma destacada.

Aunque con toda seguridad nuestros proveedores preferirán un desembolso inmediato por sus productos, a nadie se le escapa que la práctica habitual en muchos casos es llegar a acuerdos en cuanto a los plazos. Con el pago a través de un pagaré, el beneficiario del mismo podrá obtener el importe acordado en un plazo anterior a la fecha de vencimiento descontando el documento. Un proceso sencillo y que dada  la oferta existente en el mercado en cuanto a entidades que ofrecen esta posibilidad, puede ser ejecutada con unos costes perfectamente asumibles.

De esta forma, nuestra propia empresa contará con recursos para atender otras necesidades o iniciar proyectos operativos para mejorar tanto el funcionamiento como para explorar nuevas oportunidades de negocio. Por supuesto, como gestores no nos podemos dejar cegar por esta liquidez ya que hay que tener en cuenta que los vencimientos deben ser atendidos puntualmente.

Otras alternativas para financiar circulante a corto plazo como pueden ser los créditos suelen ser comparativamente más costosas y  nos exigen unos mayores trámites. Muchas entidades financieras ofrecen la contratación de varios productos bancarios de forma simultánea (seguros, PTV, cuentas a la vista) para rebajar dichos gastos financieros, pero nos obligan a contratar productos que podemos no necesitar en ese momento, por lo que el ahorro no se verá recompensado teniendo en cuenta el coste total del lote contratado.

Por este motivo hay que comparar la alternativa de buscar soluciones únicas a cada problema que nos permita obtener financiación en cada circunstancia sin caer en trampas comerciales que pueden lastrarnos a medio plazo. Las entidades pueden ofrecer mejores condiciones en ciertos productos a cambio de encarecer otros. Por supuesto destacarán los aspectos más beneficiosos y nuestra tarea será detectar cómo nos puede afectar el coste del resto de productos que nos quieren vender. En muchas ocasiones será más rentable optar por soluciones directas enfocadas a la satisfacción de una única necesidad y repetir el proceso para todas las que surjan.

Hoy nos hemos centrado en la tesorería, pero podemos aplicar lo comentado en el anterior párrafo en otras muchas situaciones como veremos en los próximos días.