Google+ Descuento de pagarés: abril 2014

Descuento de pagarés y acceso a liquidez

El descuento de pagarés es una forma de obtener liquidez de forma muy rápida, con sus correspondientes ventajas e inconvenientes. Recordemos que un pagaré puede ser utilizado por una empresa para atender el pago de servicios o productos. Dicho documento llevará asociado una fecha en la que será posible recibir el correspondiente montante.
 
La dirección puede ser la contraria por supuesto, ser nosotros mismos o nuestra empresa la que utilice el pagaré para cumplir con nuestras obligaciones derivadas de la actividad de la empresa. No obstante nos centraremos en el primer caso, aunque no deja de ser otra cara de la misma moneda.

Es posible que si nuestra empresa tiene un pequeño tamaño o nuestro ámbito de actividad o geográfico es muy reducido no tengamos experiencia en la operativa o posibilidades de los pagarés ya que hayamos aceptado tradicionalmente otros medios de pago distintos (por una cuestión de confianza con las empresas con las que trabajamos, al no ser necesario en muchas ocasiones formalizar los pagos más allá de una factura y un pacto verbal). Incluso conociendo este medio, en muchos caso simplemente se opta por esperar a la fecha de vencimiento, lo cual es perfectamente comprensible si se adapta a nuestra gestión y a la política utilizado con nuestros propios proveedores, al buscar un equilibro con los ciclos de facturación a los clientes.

La liquidez es fundamental en la actual coyuntura
En todo caso, muchas empresas han experimentado un aumento en la utilización de pagos diferidos, cuando hace unos años se optaban con otros medios más inmediatos, dejando simplemente un lapso de tiempo entre la conclusión del servicio o entrega de productos hasta que el cliente recibía efectivamente el importe total y un periodo razonable para su satisfacción. Con la complicada situación económica que hemos atravesado, en  diversas ocasiones, la tendencia ha sido la de dilatar al máximo la fecha de los pagos respecto a otras épocas, utilizando herramientas como los pagarés. Esta circunstancia puede afectar directamente a la forma de negociar de las empresas las compras realizadas, recurriendo muchas de ellas a pagarés de una forma más generalizada.

Y dado que nuestra propia empresa no es ajena a la coyuntura económica, de una forma directa podemos sufrir las carencia de liquidez de otras empresas en la nuestra, afectando por tanto, a nuestros propios niveles de liquidez. De esta forma será necesario adoptar medidas para romper este círculo vicioso si nos es imposible imponer otras formas de pago. Una de las respuestas será el descuento de pagarés. Básicamente consistirá en que una entidad financiera (bancos, cajas de ahorros o entidades especializadas en dicha actividad) nos adelanten el importe referido en el pagaré.

Hay varias opciones para realizar este descuento para obtener liquidez inmediata. Es posible descontar asumiendo nosotros mismo el riesgo (la opción tradicional y más utilizada en muchas empresas) o trasladando el riesgo a la entidad. Cada tipo de descuento tendrá sus ventajas y sus inconvenientes. En próximas entradas iremos desglosando las distintas posibilidades, intentando no caer en cuestiones excesivamente técnicas por dos razones. La primera es que muchas empresas o autónomos no están familiarizados con estos sistemas, por lo que el enfoque será sencillo, profundizando en el futuro. Los distintos artículos pretenden ser introductorios, dirigidos a pymes y autónomos y paulatinamente ir subiendo el nivel. Hay otros espacios con información más técnica pero también más enrevesada o menos accesible, dirigida a otro tipo de público.

La segunda razón es que si nos decidimos a descontar, en las propias entidades a la que nos interese acudir  nos informarán de los detalles concretos pero necesitaremos tener una mínima base, por lo que pretendemos ofrecer unos primeros conceptos para poder tener unos conocimientos previos para afrontar todo el proceso.

Esperamos que los siguientes artículos sean de vuestro interés.