Google+ Descuento de pagarés: mayo 2014

Funcionamiento de las letras de cambio

En la entrada de hoy hablaremos sobre otro medio de pago usado en el mundo empresarial, al igual que los cheques o los pagarés, aunque en muchas ocasiones no es usada por ciertas pymes debido a que desconocen la naturaleza de este método o no están habituadas a su uso. Se trata de la letra de cambio. Comentaremos su naturaleza y características con un lenguaje que permita conocer este método a todo pequeño empresario que no lo conozca, evitando entrar en tecnicismos que no aportan información práctica.

La letra de cambio, al igual que sucede con otros medios de pago, es simplemente un documento (que tiene que cumplir una serie de requisitos formales de los que hablaremos en próximas entradas) en el que una de las parte se compromete a realizar un pago a la otra parte. No obstante, su mecánica en cuanto a su funcionamiento es algo distinta a los pagarés, que también exigen un determinado pago, usualmente con un vencimiento diferido respecto el momento en que se emite.

En el pagaré fundamentalmente (a pesar de que es posible complicar la operativa e incluir más actores en el proceso) hay dos partes. La que emite el pagaré para hacer frente a una compra, y el que recibe el pagaré con la promesa de pago. En la letra de cambio, una de las partes intervinientes (librador) emite la carta al librado, por lo que éste último asume la deuda que tendrá que afrontar en la fecha pactada.

Pero  también puede intervenir el tomador, persona a la que se “transfiere” esta carta  mediante un endoso y el derecho a recibir el futuro pago. Hay otras figuras como avalistas, incluso pueden existir sucesivos tomadores.

Lo importante respecto al pagaré, es diferenciar que la letra de cambio “nace” de parte del acreedor. Es decir, si nosotros realizamos una venta, confeccionaremos la letra para nuestro cliente. En el caso del pagaré, es el cliente (deudor) quien emite y entrega  un pagaré a la empresa del vencimiento o su descuento.

Por último, una de las características comunes entre ambos medios de pago, es que las letras también pueden descontarse, con todas las ventajas que ello supone.

Conceptos básicos de finanzas empresariales

En el momento en que necesitamos realizar un descuento de pagarés, hemos de valorar aparte de la necesidad que tengamos en un momento dado de liquidez, el coste que nos va suponer llevar a cabo la operación. Por supuesto, todos los elementos que debemos tener en cuenta deben ser proporcionados por la entidad con la que vayamos a trabajar, pero es indispensable que desde nuestra propia empresa sepamos operar con las distintas cifras que nos ofrecen.

La razón es que en muchas ocasiones se nos indica poco más que el importe en términos absolutos que se nos va a ingresar en cuenta y el tipo de interés utilizado. Pero tenemos que ser capaces de conocer de una forma rápida y cómoda lo que nos está costando exactamente ese descuento, teniendo claro el tipo de interés que se nos está aplicando y el coste financiero incluyendo todos los conceptos posibles, como las distintas comisiones que algunas entidades (no todas) pueden aplicar por estudio de la operación y que afecta directamente al cálculo.

Conocer todos los datos y poder hacer operaciones simples con ellos nos permitirá comparar las distintas posibilidades que tenemos y elegir la más adecuada. Por eso en una serie de entradas vamos a realizar una pequeña introducción a la matemática financiera. Lo suficientemente sencilla para que sea asequible para todo interesado en mejorar sus conocimientos financieros, pero adecuada al objetivo propuesto: conocer qué nos está costando nuestra financiación.

Básicamente nos centraremos en introducir algunos conceptos básicos como las principales leyes financieras (capitalización simple, capitalización compuesta), conceptos de interés como la suma y la operación financiera o los distintos tipos de interés con los que podemos trabajar (tipos de interés efectivo, tipo de coste, tipo nominal…)

No se pretende conseguir un nivel avanzado, sólo unas herramientas para facilitar la gestión de su pyme a todos aquellos empresarios que por cualquier razón se han centrado en la actividad diaria de su empresa y quieren implicarse más en otras facetas de la gestión de su empresa.  Estos conocimientos permitirán controlar mejor sus costes y un punto de partida por si en el futuro quieren ampliar su formación.

Diversificar las fuentes de financiación empresarial

Financiar los proyectos que tenemos en mente para nuestra pyme o para su actividad a corto plazo, puede llegar a convertirse en un autentico quebradero de cabeza. No obstante podemos ofrecer una serie de consejos para mejorar los costes a los que podemos encontrar dicha financiación, e incluso dónde acudir si nuestro banco de toda la vida nos cierra las puertas.

A nadie se le escapa las dificultades a la hora de que se le concedan créditos, aunque recientemente la banca se está esforzando en hacer llegar un mensaje tranquilizador en forma de grifo abierto. Por ello, hemos de estar preparados para buscar liquidez en otro tipo de entidades financieras, aunque sea posible que siempre hayamos restringido nuestras relaciones financieras con entidades “tradicionales” como bancos o cajas de ahorro.

entidades financieras

Hablamos de entidades especializadas, por ejemplo, en el descuento de pagarés, que en los últimos años han diversificado su oferta de productos financieros y herramientas de liquidez como factoring o confirming. Por ello, si en nuestro banco se limitan a ofrecernos pequeños créditos para mejorar nuestra tesorería o financiera circulante, o solo nos ofrece líneas de descuento con un coste elevado, es aconsejable solicitar información.

De hecho diversificar las fuentes que nos suministran financiación puede ser una excelente idea, ya que en habitual en pequeñas empresas financiar la actividad y costes  a corto plazo con créditos bancarios que, en ocasiones, llegan a tener unos tipos de interés muy elevados.

Por lo tanto hemos de buscar productos financieros que se correspondan con la actividad a financiar. Si queremos liquidez y tenemos pagarés en nuestra cartera, tenemos que plantearnos descontar en lugar de optar por créditos con un elevado coste. Por supuesto, en nuestra entidad actual también pueden disponer de dichas herramientas, aunque pueden no haberlas ofrecido, por lo que nunca está de más preguntar por soluciones alternativas.

En todo caso, es totalmente compatible combinar la relación entre varias entidades y nuestra pyme en caso de que nos beneficie. Los tiempos en que la empresa estaba ligada a una única entidad han pasado.
Y en este aspecto debemos hacer mención a los planes de negocio que se ofrecen en entidades bancarias. Un conjunto de soluciones (líneas, acceso a crédito, seguros. TPV) que se nos puede ofrecer bajo la bandera de la comodidad de tener todos los productos unidos y gestionados en un único punto.

Antes de contratar este tipo de productos hay que valorar, en primer lugar, si nos interesan todas las soluciones ofrecidas, ya que rechazar una puede subir el coste total ya que el banco valora el nivel de vinculación. No podemos firmar compromisos que no nos interesen bajo una ilusión de tipos bajos, cuando contratando únicamente los productos que realmente nos interesan (aunque no todos sean con nuestro propio banco), podemos tener un coste más bajo.

Es cierto que tendremos que dedicar tiempo a buscar los mejores precios en distintas entidades y es cómodo tener toda nuestra gestión bancaria centralizada, pero puede llegar a ser un tiempo bien invertido, ya que esta diversificación nos permitirá acceder a una mayor oferta general y acceder a redes de contactos que nos pueden ser de utilidad en el futuro.

Mejore los resultados de su pyme mediante la formación

Una de las características que durante años se ha criticado a las pymes (recordemos que constituyen la mayor parte del tejido empresarial español) es la poca formación empresarial que tienen sus responsables. En muchas ocasiones, las empresas familiares se centran en pasar el conocimiento a la siguiente generación y dejan los asuntos  administrativos y de gestión en mano de asesorías.

Incluso en muchas pequeñas empresas recién constituidas, los encargados se centran en desarrollar una única tarea que han aprendido por anteriores experiencias, sin intentar aportar nuevos valores que diferencien sus nuevas empresas de las ya existentes. La única diferencia es que se centran en territorios relativamente alejados de sus antiguas empresas.

emprendedores formacion
Una matrícula universitaria parcial permite conciliar trabajo y formación

Aunque la acumulación de conocimientos a través de años en el caso de empresas familiares o la capacidad de búsqueda de nuevas zonas por explotar son habilidades a tener en cuenta, en muchos casos serán necesarios una serie de conocimientos para dar un paso más y poder gestionar la empresa desde una perspectiva más profesional.

Saber qué procesos se pueden externalizar, la rentabilidad exacta de los distintos proyectos, cómo  explorar nuevos nichos o cuál es la mejor opción para obtener financiación más allá de solicitar un crédito (muchas veces a título personal para financiar un proyecto empresarial) son algunos de los ejemplos que puede aportar la formación a los pequeños empresarios. Se trata, en definitiva, de otorgar de más herramientas a los pequeños empresarios para que su empresa cumpla con todos sus objetivos.

Lo interesante es que hay varias formas de adquirir una formación que permita ofrecer una base sólida. Queremos poner énfasis en la educación universitaria para todos aquellos que puedan acceder a ella.  Una opción muy interesante es realizar una matrícula parcial. Con ello se consigue una forma de compatibilizar el trabajo con la formación (ya que no se asiste a un curso completo) eligiendo las asignaturas que más nos puedan aportar.

Además todo ello con un precio relativamente reducido en comparación con cursos privados de contenido similar. Y en la gran mayoría de los casos con grandes profesionales de la docencia y la empresa, con la posibilidad de realizar tutorías que nos puedan servir como un punto de partida para mejorar nuestra gestión.

Una primera aproximación a las facultades universitarias pueden aportarnos mucho a un precio reducido, tanto en términos de tiempo como monetarios. Además, dada la crisis, son muchas de las personas que a pesar de tener años de experiencia o una edad avanzada han decidido asistir a clases, por lo que también es posible empezar a crear contactos con otros empresarios o futuros emprendedores, así como hacer uso de los distintos usos y acuerdos que las universidades pueden ofrecer para favorecer las relación empresa-universidad.

Evitar los impagos con el descuento sin recurso

Una de las inquietudes a las que se enfrentan los autónomos y pymes para obtener liquidez es la propia gestión de los pagarés. Como hemos comentado en más de una ocasión, una buena alternativa a tener los pagarés en custodia es descontarlos para obtener el efectivo de forma inmediata o en un corto plazo, dependiendo del tipo de entidad a la que acudamos.

pagares sin recurso

No obstante la operativa tiene un riesgo intrínseco: que llegada la fecha de vencimiento, no se atienda a la obligación de pago. Cualquiera que haya vivido esta situación, relativamente común si no se ha estudiado a nuestros clientes o hemos hecho caso omiso a señales que deberían habernos alertados (dedicaremos una entrada exclusivamente a este tema), sabrá las consecuencias que se tienen que afrontar.

Un impago nos supondrá unos costes directos que tendremos que afrontar de forma inmediata con la entidad que ha descontado (que dependiendo del importe que debía haber sido atendido, puede ser muy importante) y el inicio de un proceso de recobro frente a nuestro cliente que puede llegar a ser largo y tortuoso si no se presta a solucionar la incidencia desde el primer momento.

Para evitar este tipo de situaciones y eliminar la temida incertidumbre, podemos optar por un descuento de pagares sin recurso. En este caso serán las propias entidades con las que trabajamos las que asumirán todo el riesgo, de modo que si resulta un impago, nuestra empresa no se verá afectada.

Este tipo de descuento tiene un mayor coste para nuestra empresa, pero por otra parte hay que tener en cuenta que el riesgo que corremos es nulo, por lo que para determinados clientes puede ser una opción muy interesante.

Por supuesto podemos combinar el descuento con o sin recurso según nuestros clientes, teniendo en cuenta que la entidad financiera puede o no aceptar la operación. Pero combinando los dos métodos podemos reducir de una forma notable toda la incertidumbre en el importantísimo momento de cobrar.

Buenas noticias para las pymes: mejoran los indicadores macroeconómicos

Las últimas previsiones ofrecidas por el Gobierno, en la que revisa al alza los datos referentes al crecimiento del PIB, junto a los datos de la inflación y el mercado  de minoristas, hace que en los próximos meses las pymes puedan encarar la situación con un moderado optimismo.

Una pequeña o mediana empresa está directamente colocada en la primera línea de las crisis, sobre todo si es española. Sin los recursos que cuentan las grandes empresas, en cuanto a niveles de liquidez o tesorería, una mala situación económica puede llevarlas al cierre en meses.

No obstante, para todas aquellas que han resistido contra viento y marea (empleando todas las herramientas que tenían a su disposición como el factoring, descuentos de pagarés o a través de nuevas técnicas comerciales como la buqueda de mercados alternativos), poco a poco llegan datos esperanzadores, aunque estamos muy lejos de tener una coyuntura favorable. El primer bloque de indicadores pertenece a la nueva  previsión de crecimiento que ha ofrecido el ejecutivo, con una cifra superior al 1% nominal. Si efectivamente seguimos la dinámica pronosticada, tendremos unas tasas muy superiores a las previsiones realizadas el año anterior.

liquidez para pymes
Desde el Gobierno se confía en que la recuperación se consolide en el 2014

La segunda buena noticia es que la inflación ha aumentado, lo que aleja un poco más los peligros de la deflación. Recordemos que una continua disminución de los precios puede llegar a ser incluso peor que una elevada inflación, como hemos podido observar en los últimos años en Japón.

Por último tenemos que comentar la subida de las ventas minoristas en marzo (0,6%), el dato más cercano e importante para muchas pymes. De hecho,  es uno de los indicadores que las pequeñas empresas esperan con mas ansia ver recuperados. Que esta tendencia en las ventas tuviera continuidad en el tiempo constituiría una señal de que el consumo está iniciando su recuperación.

Por tanto, todos los datos, analizados en conjunto, representan buenas noticias. El aumento del consumo interno pondría de nuevo en marcha el funcionamiento los engranajes de la economía, permitiendo que los aumentos del PIB no se expliquen principalmente por el sector exterior, sino por un mayor dinamismo de la demanda doméstica que tendría un efecto inmediato en la marcha de las pymes.