Google+ Descuento de pagarés: Buenas noticias para las pymes: mejoran los indicadores macroeconómicos

Buenas noticias para las pymes: mejoran los indicadores macroeconómicos

Las últimas previsiones ofrecidas por el Gobierno, en la que revisa al alza los datos referentes al crecimiento del PIB, junto a los datos de la inflación y el mercado  de minoristas, hace que en los próximos meses las pymes puedan encarar la situación con un moderado optimismo.

Una pequeña o mediana empresa está directamente colocada en la primera línea de las crisis, sobre todo si es española. Sin los recursos que cuentan las grandes empresas, en cuanto a niveles de liquidez o tesorería, una mala situación económica puede llevarlas al cierre en meses.

No obstante, para todas aquellas que han resistido contra viento y marea (empleando todas las herramientas que tenían a su disposición como el factoring, descuentos de pagarés o a través de nuevas técnicas comerciales como la buqueda de mercados alternativos), poco a poco llegan datos esperanzadores, aunque estamos muy lejos de tener una coyuntura favorable. El primer bloque de indicadores pertenece a la nueva  previsión de crecimiento que ha ofrecido el ejecutivo, con una cifra superior al 1% nominal. Si efectivamente seguimos la dinámica pronosticada, tendremos unas tasas muy superiores a las previsiones realizadas el año anterior.

liquidez para pymes
Desde el Gobierno se confía en que la recuperación se consolide en el 2014

La segunda buena noticia es que la inflación ha aumentado, lo que aleja un poco más los peligros de la deflación. Recordemos que una continua disminución de los precios puede llegar a ser incluso peor que una elevada inflación, como hemos podido observar en los últimos años en Japón.

Por último tenemos que comentar la subida de las ventas minoristas en marzo (0,6%), el dato más cercano e importante para muchas pymes. De hecho,  es uno de los indicadores que las pequeñas empresas esperan con mas ansia ver recuperados. Que esta tendencia en las ventas tuviera continuidad en el tiempo constituiría una señal de que el consumo está iniciando su recuperación.

Por tanto, todos los datos, analizados en conjunto, representan buenas noticias. El aumento del consumo interno pondría de nuevo en marcha el funcionamiento los engranajes de la economía, permitiendo que los aumentos del PIB no se expliquen principalmente por el sector exterior, sino por un mayor dinamismo de la demanda doméstica que tendría un efecto inmediato en la marcha de las pymes.