Google+ Descuento de pagarés: enero 2015

Petróleo más barato: un pequeño plan de estimulo para la economía familiar

Durante las últimas semanas hemos podido comprobar cómo el petróleo ha bajado de precio de una forma espectacular, hasta llegar a inicios del nuevo año a unos valores por debajo de los 60 dólares.

Esta fuerte bajada, de continuar en el tiempo y mantenerse a unos precios bajos (algo sobre lo que los analistas no se ponen de acuerdo) supondría una pequeño plan de estimulo para la economía de muchas familias. Obviamente también tienen su repercusión en las empresas, ya que toda la economía en su conjunto se vería beneficiada (el Ministro Luis de Guindos ha cuantificado el impacto positivo sobre el PIB en un aumento del 1%), sobre todo en ciertos sectores muy sensibles al precio del combustible.


Pero no obstante, en un escenario en el que se han dejado atrás las tasas negativas de crecimiento, conviene destacar todos los elementos que pueden hacer aumentar la renta disponible de las familias. Dado la parálisis en el consumo que ha provocado miles de cierres de pymes, esta bajada del petróleo que se está empezando a notar en las estaciones de servicio, permite a las familias disponer de más recursos al final de mes.

Por tanto, representa una buena noticia para las pequeñas empresas que más han notado la falta de clientes, tanto en su número como en el volumen de compras. Por supuesto, todo ello es parte de una cadena más amplía, ya que como hemos comentado, esta nueva situación se extiende a toda nuestra economía.

No está de más recordar la histórica dependencia que ha sufrido España en materia energética. Aunque todo parecen buenas noticias, tampoco se puede perder de vista la otra cara de la moneda: posible inestabilidad en algunos de los productores de esta materia, cancelación de proyectos debido a la disminución de rentabilidad de los mismos o, como vaticinan ciertos expertos, fuertes repuntes en el medio o largo plazo.

En todo caso, es innegable que a corto plazo, representa una buena noticia y una oportunidad para nuestro negocio de recuperar el pulso en este comienzo de año.

Tarjetas comercio: una oportunidad para los pequeños negocios


Uno de los mayores inconvenientes a los que se están enfrentado los consumidores en los últimos años, es la falta de crédito para poder realizar compras de importes relativamente elevados. Al igual que ha sucedido en el mundo de la empresa, las instituciones financieras se muestran reacias a ofrecer financiación.

En el caso de las economías familiares, ello ha repercutido en el momento de afrontar distintos gastos, bien porque no podían “estirar” más la tarjeta de crédito, bien porque el banco ni siquiera las concedía.

No obstante, y aunque suene a contradicción, determinadas entidades han impulsado las denominadas “tarjetas comercio”. Básicamente se tratan de tarjetas bancarias (la suele promocionar la propia entidad) que pueden usarse en establecimientos con cuenta en la misma entidad, y que ofrecían la posibilidad de fraccionar los pagos.

Por parte del negocio, principalmente empresas pequeñas dedicadas al comercio, se consigue publicidad entre los clientes, ya que al tratarse de iniciativas habitualmente locales, es muchas ocasiones en las propias oficinas aparecen un listado de los comercios en los que es posible pagar con estas tarjetas. Además posibilita que los clientes puedan realizar compras a crédito en los distintos negocios sin que el empresario asuma ningún riesgo respecto a los pagos.

Por su parte, el banco o caja puede aportar un argumento más para fidelizar a clientes, a nivel individual como empresas, ya que será imprescindible que los comercios cuenten con datáfonos de la entidad.

Por tanto, aunque en principio es una medida de impacto limitado al tratarse de tarjetas enfocadas al ámbito local, puede resultar una razón más para potenciar el consumo, sobre todo en estos momentos en que todavía están en el horizonte las últimas compras navideñas y las rebajas. 

Los consumidores pueden valorar de forma muy positiva la opción de realizar compras en su propia ciudad gracias a estas facilidades de crédito, algo de lo que a buen seguro, nuestro negocio se beneficiará.