Google+ Descuento de pagarés: enero 2017

Las sombras del nuevo curso económico

En las anteriores entradas hemos repasado algunos de los acontecimientos y situaciones que han definido el anterior año a nivel económico. Con la entrada de hoy en la que hablaremos de las dudas y retos que nos presenta el nuevo curso, cerramos el mini ciclo dedicado a la coyuntura macroeconómica y daremos paso, en los próximos artículos a una temática más cercana al mundo de la pequeña y mediana empresa. Sobre todo incidiremos en aspectos como la liquidez.

El principal hecho que nos llama la atención es el menor crecimiento que va a experimentar nuestra economía según todos los organismos. Este menor crecimiento a nivel macro se explica, entre otros motivos, por la incertidumbre sobre la política internacional, como puede ser el Brexit o el nuevo rumbo que pueda tomar a nivel europeo el BCE en su política de estímulos monetarios.

Liquidez pagares incertidumbre

Dejando atrás las desastrosas cifras del crecimiento del PIB de los últimos años, es de esperar que de forma paulatina se inicie una retirada de estímulos. Aunque no hay datos ni fechas concretas es de esperar que los mercados empiecen a descontar de forma clara a lo largo de año esta una nueva coyuntura con unos tipos de interés más altos, con el consiguiente impacto en la economía. Un dato fundamental será la inflación dada la especial sensibilidad, sobre todo por parte de Alemania, a este indiciador, íntimamente ligado a los tipos de interés.

A nivel nacional, la política fiscal también puede tender un impacto notable en el crecimiento, a expensas de que se negocien los presupuestos y se cuantifique los recortes que Bruselas demanda ya de forma urgente.

El tipo de empleo que se está crenado tampoco hace pensar que el consumo consolide el tirón que inicio en el 2016. La alta temporabilidad y la precariedad no es un buen aliado para que la demanda tenga un comportamiento positivo de forma sostenida.

Otro reto del actual Gobierno es llevar a cabo una serie de políticas que apoyen directamente a la activada de la pequeña y mediana empresa y a los autónomos. Es necesaria una actuación decidida para mejorar la financiación empresarial, el acceso a liquidez o la formación. Todo ello sin dejar de lado la tan demandada nueva regulación de las cuotas empresariales, haciéndolas más accesibles y que se adapten a la situación por la que en cada momento estén atravesando las empresas.

Por último, tal y como comentamos en anteriores entradas, el papel del precio del petróleo será fundamental. Lamentablemente la gran volatilidad parece que será la tónica habitual en los próximos años, y ya sabemos que la incertidumbre y la economía no se llevan bien.

En el siguiente artículo retomamos la temática habitual del blog analizando todas las medidas que podemos tomar para dinamizar la actividad de nuestra empresa, desde la formación hasta la necesaria financiación.

Año 2016: elecciones y pocas medidas de apoyo a las pymes

Tal y como comentábamos en la anterior entrada, el 2016 a nivel macroeconómico ha sido año marcado por el crecimiento económico, el alza del precio del petróleo y sobre todo por haber presentado un escenario de una gran incertidumbre política. El Brexit también ha sido un momento clave que sin lugar a dudas tendrá un impacto sobre nuestra economía, y por tanto, en nuestras empresas y autónomos.

La incertidumbre derivada de las elecciones y su repetición  ha supuesto el retraso en la adopción de medidas que la economía necesitaba para apuntalar su crecimiento en todos los niveles. A nivel macroeconómico no hay que olvidar que el déficit sigue siendo un problema de primer orden y ante la falta de un Gobierno hemos presenciado cómo no existía un plan de acotación a nivel de presupuestos, más allá de las ya anunciadas subidas en los tipos de gravamen a ciertos productos.

A nivel microeconómico, como lamentablemente es ya una rutina, no ha sido posible poner en marcha nuevas medidas para el apoyo a los emprendedores ni ahondar en las medidas ya existentes pero que deberían ser apoyadas de forma más activas, escuchando las necesidades de emprendedores y autónomos.

El 2016 ha supuesto un largo camino para los que esperaban medidas a favor de pymes y emprendedores

Por tanto, en este 2017 hemos de esperar una actuación clara y concreta en mejorar estas políticas, aprovechando la pluralidad del Congreso y valorando todas las ideas posibles.

En lo que respecta el Brexit, lejos de ser un momento puntual estamos ante un proceso que se antoja largo y complicado y que afectara de forma clara a nuestra economía con fuertes relaciones comerciales con la británica. Es prioritario preservar los intereses de nuestro sector turístico y nuestras empresas exportadoras.

Otro aspecto a destacar del año que ya hemos dejado atrás ha sido el alza del precio de petróleo. Dada la 
gran dependencia de España a nivel energético es una mala noticia. Es necesario llevar a cabo una política energética responsable, sacando partido a uno de nuestros mayores activos a través de la energía solar. No hay excusas para llevar a cabo políticas que la fomenten y mejorar el marco legislativo para ello.

En el lado positivo nos hemos encontrado con un alto crecimiento económico (todo apunta a cifras superiores al 3%), una tímida recuperación del mercado inmobiliario y una importante bajada de la primar de riesgo, reflejo de la mejora de la confianza en nuestra economía.

Todo ello ha impactado en el nivel de empleo y en la facilidad en que nuestras empresas puedes acceder a la liquidez necesaria para llevar a cabo su actividad.

Algunas de estas variables seguirán, con mucha seguridad, con esta senda positiva en el 2017, aunque por supuesto siguen presentes importantes retos como la disminución del crecimiento del PIB, la sostenibilidad del sistema de pensiones o la reducción efectiva del déficit. Todo ello lo analizaremos en la próxima entrada.

Nuevo año, nuevos retos y oportunidades para tu empresa

Todos empezamos un nuevo año con nuevos retos e inquietudes. Y las empresas no son menos. Después de un 2016 que ha nos ha traído una incipiente recuperación, esperamos que el nuevo año nos lleve a una situación de un crecimiento más moderado, lo que sin duda tendrá un impacto en las PYMES.

Hay que partir de la base de que a pesar de que en el año 2016 se ha crecido a un gran ritmo (la última previsión del Gobierno supera holgadamente el 3%) esta senda expansionista no ha tenido un impacto tan positivo como podía indicar la cifra. Aunque en el próxima entrada entraremos en detalle, hay que tener el punto de partida desde que se ha iniciado esta nuevo ciclo de expansión, con millones de parados, un consumo que no despega y unas reformas que se están haciendo esperar.

A todo ello se le añade el clima de incertidumbre en el que las elecciones, más exactamente su repetición, han sido la gran incertidumbre. Y ya sabemos que la incertidumbre y la economía no se llevan bien.

En lo referente al 2017 tenemos también una buena batería de dudas e incertidumbres cómo lo que nos depara los presupuestos, un dato de vital importancia para conocer el devenir del déficit público, hasta qué nivel subirá el precio del petróleo (dando por hecho que los niveles que hemos conocido desde hace meses ya son una parte del pasado que difícilmente volverá a repetirse en el corto plazo) o si finalmente se llevarán a cabo las necesarias medidas propuestas por distintos partidos políticos en relación a medidas que permitan una situación más favorables para los emprendedores.

Por supuesto, como veremos, no todos son malas noticias. Por ejemplo, se espera que la tasa de paro siga bajando y una actividad inmobiliaria más dinámica con el consiguiente efecto de arrastre para otros sectores.

Como hemos comentado en varias ocasiones, en la economía todo está interconectado, por lo que todos los indicadores macroeconómicos tienen un impacto de forma directa en aspectos vitales para una pequeña o mediana empresa, desde la capacidad para obtener liquidez hasta el número de pedidos que recibimos día a día.

Profundizaremos en este aspecto a lo largo del año, la forma en que los grandes titulares de la prensa económica repercuten de forma directa en nuestra empresa.

En los próximas dos entradas analizaremos en estas cuestiones, tanto en lo que el 2016 no has dejado, como lo que podemos esperar en este nuevo año. No os las perdáis.